Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Jean-Jacques Annaud: La esencia de la belleza


Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

Innumerables cineastas, a lo largo de la historia del celuloide, han perseguido sin cesar la belleza para fotografiarla. Pero pocos han conseguido llegar a su esencia. Uno de ellos es Jean-Jacques Annaud.

Sea cual fuere la trama que emprenda, siempre la sitúa en parajes excepcionales. Quien los haya visto, no podrá olvidar los maravillosos paisajes de El oso, En busca del fuego, Dos hermanos o Siete años en el Tíbet, que se roban la pantalla entera y casi reproducen los olores de la naturaleza. Esta exacerbación de la belleza natural llega a su culmen con Las alas del coraje, rodada con la más moderna tecnología del cine en tres dimensiones.

También en el arduo terreno del alma humana quiere llegar a la esencia, y para muestra, nada mejor que La guerra del fuego, e incluso El oso, metáfora reiterativa del espíritu del ser primitivo, libre de todos los adornos con que lo atavía la cultura, y en contacto necesario con ese entorno que tanto gusto le da recrear.

Lograr hacer filmes como estos, que entretienen de principio a fin aun cuando no tienen el más mínimo diálogo, da buen ejemplo del arte con el que consigue desnudar y vestir al mismo tiempo a la naturaleza, al contar historias donde ésta es uno más entre los protagonistas. De alguna forma, esto vuelve a ocurrir en su última película, Siete años en el Tíbet, donde las montañas son el fondo, el medio y el fin del protagonista, y marco tanto de su huida como de su encuentro con el Dalai Lama, su caída y su crecimiento interior.

Sin embargo, no es tan logrado este camino que recorre Annaud en pos de la otra belleza, la los vericuetos y profundidades del hombre, otro de sus elementos recurrentes. No llega a capturar los verdaderos conflictos, más allá de las acciones superficiales que narra. Quizá el error está en que, para filmar, elige novelas que han tenido bastante éxito literario, por lo que crean una expectativa importante. Es el caso de El nombre de la rosa, de Umberto Eco,  Enemigo al acecho, de William Craig, o El amante de Marguerite Duras. En el primer caso, una novela tan honda y llena de información acaba reducida a la simple trama policial en el monasterio medieval, y el crecimiento interior del joven monje apenas se vislumbra. En el segundo, se tomó demasiadas libertades al llevar la historia bélica a la pantalla, sobre sucesos aparentemente reales, lo que suscitó críticas varias, a la par que elogios por algunas escenas de guerra. Y en el último, al no llegar a la profunda y compleja sensibilidad de la casi niña que protagoniza la historia, la misma autora, enfurecida, decidió escribir de nuevo la novela autobiográfica, esta vez bajo el título El amante de la China del Norte. Por supuesto, esto no quita que sigan siendo películas especialmente bellas, al menos en su concepción fotográfica.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

3 comentarios el “Jean-Jacques Annaud: La esencia de la belleza

  1. Francisco Barrios
    julio 24, 2010

    “En busca del fuego” (Quest for Fire) y “La guerra del fuego” (La guerre du feu) son la misma película, ¿no? Fue titulada de las dos maneras, creo.

    • andreacine
      julio 24, 2010

      Es cierto, es una sola… el cuento es que ambos títulos tienen su encanto, y es difícil elegir uno sobre el otro.

  2. Henry Camargo A.
    julio 26, 2010

    He visto las tres películas menos meritorias de Annaud y leído los libros correspondientes y estoy de acuerdo en su apreciación, se quedó muy corto con “El nombre de la Rosa” (pero me hizo digerible “El Amante”) e incluso existiendo sobre la batalla de Stalingrado otra novela más histórica y menos ficcionada en hechos puntuales que de todas formas configuran la historia peculiar de semejante evento, como es “Stalingrado” de Anthony Beevor, no imagino porqué escogió la de Craig que es tan cuestionada.
    A propósito, una propuesta cinematográfica de la misma batalla, narrada desde el lado alemán, es la tremenda Stalingrad (1993) de Joseph Vielsmaier, la cual tiene algún viso de Craig en alguna escena, pero no pierde la escencia de la angustia, la brutalidad y el desamparo de sus protagonistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: