Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Una montaña que duele y que fascina

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

Los colores de la montaña -la película que inauguró el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, tras un interesante recorrido por otros festivales, en los que ha recogido unos cuantos premios, bastante bien merecidos- recrea el drama local que carcome al país, el conflicto armado, el desplazamiento, los enfrentamientos entre guerrilla y paracos, donde los perdedores siempre son los campesinos. Lo interesante del asunto, que trae aire fresco a la cartelera nacional, es que la historia es contada sugestivamente por  Carlos César Arbeláez a través de un drama personal muy significativo: los niños que solo quieren jugar fútbol y su balón cae en un campo minado.

Manuel, el pequeño protagonista -interpretado espléndidamente por Hernán Mauricio Ocampo-, tiene una vivacidad inigualable, que le permite capturar el interés y el afecto del público, mientras va de la casa, donde ayuda a su padre en las labores del campo, a la escuela (cuando hay profesora), y de ahí a la cancha en la que juega con sus amigos Julián y “Poca Luz”, un niño albino con mucho miedo a morir, que lo secundan en el torneo que organiza y en los múltiples intentos de recobrar su balón nuevo. Mientras tanto, el mundo en el que vive -la vereda, la escuela, la familia- se va desintegrando en medio de la guerra a la que no pueden dar la espalda por mucho que lo intenten.

Con muchos planos de referencia, la montaña y el cielo invaden la historia de manera profunda y tranquila, interrumpida de manera dramática cuando se oyen los motores de los helicópteros, se ven las camionetas de los los paramilitares o las motos de los guerrilleros. Los planos cercanos, por su parte, muestran una cotidianidad sencilla, muy realista, de la vida de familia en el campo, que a su vez es rota de manera dramática cuando los hombres armados irrumper para exigir sus demandas insaciables.

Deliciosa de ver, angustiosa por la realidad que cuenta, es una cinta que se labra un espacio privilegiado en la cinematografía colombiana. Dice su director que el tema no ha sido tratado realmente en el cine nacional. No es cierto hay vasrias películas que cuentan el desplazamiento y las guerras intestinas del país -La última noche, Retratos en un mar de mentiras, por nombrar un par-, y por otro lado el fútbol, indiscutible catalizador patriótico, ha sido un referente usual -Posición viciada, Golpe de estadio, La pena máxima-, pero lo que sí es claro es que este film une los dos temas como no se había hecho antes, y lo hace con frescura, naturalidad, sencillez, y se lo toma muy profundamente.

 

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

Un comentario el “Una montaña que duele y que fascina

  1. Natalia Cuellar
    abril 11, 2011

    gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 26, 2011 por en Cine, Cine colombiano, Cine independiente, Cine latinoamericano y etiquetada con , , , , .

Andreacine en Twitter

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: