Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Todas hemos llorado en el bus

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

Karen llora en un bus, primer largometraje de Gabriel Rojas Vera, es una película poco pretenciosa, universal en su sencillez, cercana a la realidad de casi cualquier mujer que esté llegando o haya dejado atrás la treintena como pocas.

Se trata de una historia intimista, que se presenta ante los espectadores cuando ya hace rato que había empezado el conflicto. Karen, llorosa pero contenida, busca una pieza para instalarse por un tiempo. Ha dejado a su marido, aunque todavía quede un resquicio de esperanza en la solución de los problemas, tal vez para darle gusto a la mamá, tal vez por las dificultades de enfrentarse sola a la vida, sin bagaje, sin oficio, llena de complejos.

El mundo real es mucho más duro de lo que parece. Karen se debate entre ser una víctima y tomar las riendas para labrarse su propio destino. Se siente vieja, fea, inútil. Nada de esto es cierto, pero la depresión es así, nos hace sentirnos cucarachas, como las que Karen tiene que espichar en la ducha de la pensión mientras sortea el agua fría, la mugre, la soledad.

Una película intimista, que se mete de lleno en el personaje, mucho más relevante en sí mismo que sus actos, pues de lo que se trata no es de conseguir o no un trabajo o una pareja, sino de encontrarse a sí misma, de conocerse y ser, por fin, dueña absoluta de su vida.

La cámara es discreta, sutil, y le permite al espectador acercarse al mundo de Karen sin invadirlo, sin ser notado incluso. La fotografía, bien hecha, está llena de tonalidades y carga emotiva. Y la dirección de arte es más que adecuada, muestra los contrastes necesarios entre los espacios del pasado y del presente de Karen, define claramente a los personajes por su vestuario, los convierte en prototipos vivos, que pertenecen a los lugares creados para ellos.

Más allá de esto, la película funciona gracias a la excelente elección de la actriz protagonista, Ángela Carrizosa, una mujer con carisma, mucho más bella y segura que su personaje, y aun así capaz de moldearlo con todas sus facetas oscuras. De ella, y de María Angélica Sánchez, en el papel de Patricia, la amiga incondicional que encuentra en su nueva vida, depende el peso narrativo de la trama.

En cambio, el reparto masculino es flojo, en especial el marido —que solo por mal actor ya merecía ser abandonado—, accesorio, asunto que va más allá del casting, pues los personajes, a diferencia de las dos mujeres, son faltos de matices. Eduardo, el nuevo galán de Karen, a pesar de compartir sus intereses intelectuales y parecer sensible, resulta soso, y solo gracias a sus últimas líneas de diálogo se justifica por completo su rol dentro de la historia.

La película cierra bien. Como al principio, que agarra la situación ya comenzada, al final la deja antes de una resolución definitiva, aunque es claro que la protagonista ya salió del hueco y se tiene a sí misma. Detrás de ella, en el bus, otra mujer llora. La historia se puede contar eternamente. No hay porqués, no hay soluciones de bolsillo.

Pero es que todas las mujeres que atravesamos la treintena hemos llorado, si no en el bus, en cualquier parte, en silencio, solas, preguntándonos cuál es el sentido de nuestra vida cuando nuestra juventud empieza a evaporarse, y hacia donde queremos ir de veras. No hay respuestas a priori. Pero se pueden construir con berraquera, como lo está haciendo Karen aun después de acabada la película.


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

8 comentarios el “Todas hemos llorado en el bus

  1. Ramiro
    mayo 13, 2011

    muy buena reseña Andrea, aunque parece más una pelicula enfocada hacia les sentimientos femeninos, no por eso dejaria de verla por el contrario me gustaria ver ese lado femenino que pocas veces podemos ver los hombres.

  2. Luis Nova
    mayo 19, 2011

    Con gran emoción veo tu blog y los comentarios críticos sobre las películas Colombianas. Es una gran tarea y muy dura por cierto. Mil felicitaciones por hacerlo.

    Sin embargo, luego de ver la película debo confesar que estoy en desacuerdo con tus comentarios por su falta de argumentos en materia de actuación. Considero que la actuación por parte de las actrices y también por los actores es bastante contenida e interesante. No es tan sobre actuada como algunas de las películas Colombianas en la actualidad.

    El trabajo actoral se ve bastante trabajado y sobre todo muy natural. Aplaudo la posibilidad de explorar nuevos conceptos por parte del director y de los actores. Explorar nuevos campos diferentes a la sobre actuación o interpretaciones vacías y plásticas son interesantes ya que ponen en un nivel internacional a los actores Colombianos. De resto, tus apreciaciones me parecen acertadas.

    Te invitaría a que vieras la película nuevamente para que tomes en cuenta mis comentarios.
    Saludos…

    • Andrea
      mayo 19, 2011

      Pues a mí me encantó la actuación de la protagonista, en efecto, pero la del marido me parece espantosa, la verdad. Argumentos: resulta acartonado, poco verosímil, tieso, sin fluidez.

  3. Alba Lucía Forero
    mayo 24, 2011

    Andrea: ante todo me disculpo por no haber leído nunca nada de tu pluma en tu excelente blog que, aunque semana a semana me llegan los anuncios, miro pero no entro por falta de tiempo….,y ahora que por fin lo hago, me pregunto: ¿en qué momento de la ciber/vida empezó a pasar que realmente hay buenos espacios como el tuyo en internet? Hace mucho rato no voy al cine y no me leo una buena novela o cuento, y después de leer tus comentarios, me siento a años luz de alcanzarlo, pero con muchas ganas de hacerlo de nuevo. Como la protagonista de la película cometada,y que no he visto, también he llorado por redefinir mi persona. Cómo extraño esos momentos oscuros tan llenos de luz; ahora ya no voy a llorar igual. Gracias.

    • Andrea
      mayo 24, 2011

      Lukas querida, qué rico que le gustó este espacio. Espero que se ponga al día para que podamos comentar lo que vea y lea.
      Un abrazo.

  4. gabriel
    mayo 25, 2011

    Interesante reseña, pero a mí no me gustó mucho la película… Creo que para ser una película de superación, el personaje toma sólo dos grandes decisiones en toda la película (al principio y al final), lo demás lo hace más o menos arrastrada por las circunstancias. El segundo punto es que el final está totalmente sacado de la manga, es un deus ex machina un poco impuesto.

    Seguiré leyendo el blog; ¡gracias!

  5. ;-)
    julio 14, 2011

    Lo que más me gusta de la peli, aún sin haberla visto, es la aparición estelar de mi Pablo.
    Besos Andreita…
    (Ansiosa por verla)

  6. Pingback: Vivir no es siempre fácil | Andrea, cine y literatura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: