Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Yo quiero ser mujer florero…

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

“Quiero ser tu florero/con mi cintura ancha/muy contenta cuando me das el beso de la semana”…  Así decía la canción de Ella baila sola hace más de una década, que vindicaba irónicamente el papel de ama de casa, acompañante fiel y servidora del marido para una mujer de bien. Ese es el papel que le tocó jugar a Catherine Deneuve en Potiche, película de François Ozon del año pasado.

Este prolífico director, cuyo mayor reconocimiento lo ha alcanzado con dramas llenos de suspenso como La piscina o Bajo la arena, también se mueve con soltura en comedias aparentemente ligeras como ésta, conocida en España como Potiche, mujeres al poder, que va en la línea —aunque sin el aspecto musical— de 8 mujeres.

No se trata en este caso de resolver un crimen, sino una huelga en la fábrica de la familia. Con un sutil homenaje al clásico encantador Los paraguas de Cherbourg —protagonizado por Deneuve en su más esplendorosa juventud—, la trama, situada en los años sesenta, gira en torno a una empresa de sombrillas, que a pesar de ser herencia de la señora Suzane Pujol, ha quedado en manos de su machista y despótico marido, quien no entiende reclamos ni razones de sus empleados.

En medio del enfrentamiento, el señor Pujol —al que da vida Fabrice Luchini— sufre un percance de saludo que lo aleja de su puesto. Con un hijo intelectual y con tendencias socialistas, y una hija con más vocación de florero que Suzane, por sugerencia del diputado Babin —interpretado por un literalmente inmenso Gérard Depardieu—, no hay otra solución que la señora, que ha sido ama de casa y esposa decorativa toda su vida, se ponga al mando de la fábrica y negocie con los huelguistas.

Con humor continuo, mucho color y movimiento, y apoyado en tres de las mayores glorias actorales francesas del pasado siglo, Ozon construye un argumento mucho más sólido de lo que parece, que da cuenta de cómo se llevó a la práctica, en la cotidianidad, la liberación femenina.

Con una ironía aun mayor que la del dúo femenino español, Potiche juega a reivindicar el papel de la mujer en la sociedad contemporánea. Poco más que un buen rato de entretenimiento, de cualquier manera deja pensando en temas muy similares a los que invitaba la película reseñada en la entrada pasada, Karen llora en un bus.

Para quien no conozca la canción de Ella Baila Sola -que incluso inspiró un grupo en Facebook con un nombre semejante al de este artículo-, puede verlo en YouTube.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

Un comentario el “Yo quiero ser mujer florero…

  1. realizadorprimero
    mayo 19, 2011

    Buenas!
    Somos un grupo de estudiantes que ha decidido hacer una película sin esperar a subvenciones, productoras, ni ningún tipo de financiación oficial.
    Comparto la dirección, creo que te puede interesar: http://pasosalaizquierda.wordpress.com/
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Andreacine en Twitter

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: