Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Un narrador que no se puede ignorar

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

Leí la insoportable levedad del ser en la adolescencia y quedé anonadada. Busqué en la década siguiente todo lo que pudiera encontrar de Kundera, y me fasciné con sus novelas y su libro de cuentos. Era un referente constante. No obstante, podía encontrar algunas características que no me gustaban demasiado. Esos hombres que quieren acostarse a toda costa casi con cualquier mujer, y que les dicen clichés porque creen que eso es lo que ellas esperan. Y ese narrador intrusivo con ideas políticas demasiado fuertes para la ficción.

Después de varios años de haberlo abandonad, encontré en edición de bolsillo algunas de sus obras, y me decidí por La ignorancia, aun sin saber muy bien si lo había leído o no: esos títulos suyos se parecen tanto entre sí  que se confunden como las voces de los personajes de Marai: La identidad, La broma, La lentitud, La inmortalidad, La despedida. La contraportada me hablaba de una historia distinta a las de antes, y la fecha del copyright me aseguraba su desconocimiento.

Me encontré con un escritor maduro, por supuesto, con personajes depurados en su complejidad, con los mismos guiños de humor negro que tanto me gustaban… y con un narrador todavía más intrusivo que antes, más radical aun en sus ideas políticas.

La historia se centra en dos personajes, Irena y Josef, dos checos que salieron de su país después de la sangrienta primavera de 1968, la una con su marido hacia París, y el otro solo, hacia Dinamarca. Se encuentran en el aeropuerto en un viaje de regreso al país natal, el primero de él, uno de varios de ella. Sus vidas no son lo que esperaban, y el reencuentro con la patria, con la familia y los viejos amigos no cumple las expectativas tampoco. El desarraigo es el protagonista, tanto como la búsqueda de afecto por parte de la mujer y la falta de interés por el compromiso del hombre, tema que recuerdo habitual en los textos de Kundera.

Cuando se ocupa de la anécdota, leerlo es tan placentero como antaño. Los personajes están bien construidos, la trama se entreteje con maestría, las piezas encajan, las situaciones son creíbles a pesar de ciertos matices que podrían hacerlas inverosímiles, la profundidad psicológica es potente. Sin embargo, cuando disgrega en contra del comunismo, y le dedica parrafadas, páginas enteras a apologizar su falta de vigencia, lo maligno que fue para su pueblo, satanizándolo hasta el infinito, como antes, pero ahora con todavía menos sentido, en tanto la historia lo puso ya en su lugar.

En cambio, cuando se desvía de la ficción y se acercar al ensayo acerca del desarraigo, de la soledad, de la dificultad del regreso, del miedo a la soledad, vuelve a ser fantástico. Sus personajes, tan maduros como inseguros, tan vivos cuando los deja, aparecen y se esconden entre las palabras de este narrador que ocupa más espacio que ellos en el relato. No para de pontificar, lo sabe todo acerca de ellos, aunque, más que omnisciente e ubicuo, es un narrador notorio, presente todo el tiempo, que se planta ante el lector con prepotencia, pero con tanta gracia e inteligencia que se lo puede perdonar.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

4 comentarios el “Un narrador que no se puede ignorar

  1. gerson vanegas rengifo
    junio 5, 2011

    Hola Andrea, te felicito de antemano por compartir la pasión que sientes por el cine y la literatura, yo también la tengo y espero, supongo que al igual que tú, seguir alimentándola por mucho tiempo. Me pregunto si, en relación a Milan Kundera y su obra, has leído “Milan Kundera y el totalitarismo Kitsch”, un trabajo publicado el año pasado por el profesor e investigador de la Universidad Nacional, Iván Padilla. Saludos.

    • Andrea
      junio 5, 2011

      No, Gerson, no lo conozco. ¿Sabes dónde se puede leer?
      Un saludo y gracias por la recomendación.

  2. pacho barrios
    junio 6, 2011

    Sí Andrea: Kundera es maravilloso. Ahora ando releyendo “La inmortalidad” y siempre estoy atento a ver qué publica (¿sabe de algo reciente?). Hace tiempos queremos hacerle algo en Arcadia, pero hay que buscar un motivo (periodístico, se entiende).

    • Andrea
      junio 6, 2011

      La última, precisamente, es La ignorancia, publicada en 2000. No sé de nada más reciente, pero igual no creo que sea necesaria una “noticia” para hacer algo sobre él, no se trata de un periódico sino de una revista cultural, ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 5, 2011 por en Literatura y etiquetada con , , , , , .

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: