Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Una película que brilla con luz propia

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

Es común que las películas biográficas —o biopics— suelan despertar el interés bastante más por la aproximación particular a la vida u obra del protagonista qué por sus aspectos puramente cinematográficos, más allá de la puesta en escena. Es el caso de la reciente y encantadora Nowhere Boy, la malograda Los fantasmas de Goya o la longuísima e interesante Carlos, así como de clásicos del calibre de Cleopatra o incluso de Ghandi.

Bright Star es una de las maravillosas (aunque no tan extrañas) excepciones: además de aportar una mirada cercana e interesante a los últimos años de John Keats —representado por Ben Whishaw—, la construcción visual, sonora y plástica en general de la película compiten en importancia con la trama, una hermosa y dolorosa historia de amor.

Jane Campion crea una cinta tan poética y romántica cómo la obra de su protagonista masculino, aunque quien se roba la atención es Fanny Brawne, la joven caprichosa y veleidosa en un principio, interpretada con toda la sensibilidad necesaria por Abbie Cornish, quien descubre el amor de la manera más apasionadamente espiritual y profunda posible al conocer al poeta. Al punto que se rebela contra su familia y la sociedad —por la diferencia social y económica que separa a los amantes—, y sobre todo contra Mr. Brown (Paul Schneider), el mejor amigo y mecenas de Keats, quien está empeñado en impedir esta unión al considerarla frívola y distractora.

Con una composición fotográfica y musical que remiten por completo al romanticismo decimonónico, los colores y texturas de Bright Star pasan de la suavidad absoluta y armoniosa a la oscuridad lúgubre según los estados anímicos de la protagonista y su amado, así como las etapas de su tortuosa relación.

La recreación de época es cuidada al máximo, y la atmósfera está tan bien conseguida que logra transportarnos a las afueras de Londres al comienzo del siglo XIX, donde Fanny vive con su madre y sus hermanas en la casa vecina del poeta Brown, al que no soporta. Éste acoge a su colega y amigo Keats, quien no tiene fortuna material ni física: su madre y hermano mueren de tuberculosis y él padece también la enfermedad.

Contra viento y marea Fanny sostiene su relación con Keats, a menudo sólo de forma epistolar pues el poeta pasa algunas temporadas en Londres, e incluso en Roma, a donde va huyendo del mal clima… La intimidad llega, entonces, de mano de la pluma y el papel, y se reconoce que los poemas más famosos del gran autor inglés se deben, en parte, a la inspiración que le producía su amor por Fanny, que lo acompañó en sus últimos y más fecundos años de vida.

Anuncios

Un comentario el “Una película que brilla con luz propia

  1. monica
    julio 25, 2011

    la película es romanticamente maravillosa! y la reseña no se queda corta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 22, 2011 por en Cine y etiquetada con , , , , , , , , , , .

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: