Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Inocencia a toda prueba

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

El inocente es una novela de Ian McEwan escrita en 1990, cuando ya el escritor inglés gozaba de un amplio reconocimiento en el ámbito literario anglosajón, después de haber publicado dos libros de relatos, y algunas novelas, entre las que destacan Niños en el tiempo y El placer del viajero, pero antes de otras que le han dado una fama más universal: Amor perdurable, Expiación o Chesil Beach.

En esta novela, McEwan relata la historia de Leonard, un joven ingeniero inglés que, durante la guerra fría, es enviado a trabajar a Berlín, en un proyecto conjunto con los norteamericanos, para interceptar las conversaciones telefónicas de los rusos del Berlín oriental. Años antes de la construcción del muro, Berlín es ya una ciudad dividida, en la que este muchacho —que a los 25 años aparenta, al menos en su carácter, tener solo diecinueve— descubre los placeres y los conflictos de la vida.

Acompañado por Glass, su jefe y tutor estadounidense, Leonard empieza a descubrir la vida subterránea de la guerra fría, tanto como la cálida realidad de fiesta y rock and roll de Kurfürstendamm, la calle más popular del Oeste de la ciudad. Allí conoce a María, una alemana mayor que él, que lo seduce y lo conquista irremediablemente. Cuando intenta llevar sus fantasías de opresor contra la vencida María a la realidad, se enfrenta a la clara posibilidad de perderla, así que vuelve a ser el devoto y casi sumiso amante de esta mujer atormentada por su ex marido.

A pesar de que el protagonista, más allá incluso de su título, es un inocente a todas luces, y que no hay juegos de espionajes ni grandes traiciones, esta novela se inscribe en el tono de la literatura negra de los años sesenta y setenta en la que los personajes parecen mucho más complejos y sobre todo ambiguos. McEwan mezcla la frialdad de los acontecimientos profesionales en los que Leonard se mete de cabeza a pesar de que no sabe demasiado y no entiende bien de qué hace parte —aunque a ratos se hace creer a sí mismo que sí— con la pasión de los encuentros con su novia, que en vez de ser la trama secundaria va tomando cada vez más fuerza hasta convertirse en la principal. Pues si en su trabajo secreto Leonard conserva su inocencia hasta el final —hasta su atrevimiento es inocente— en su historia con María acabará por perderla, de una manera salvaje e inesperada, que cambia los acontecimientos no solo privados sino de todo el proyecto en el que está inscrito.

Con una prosa ágil y fácil de leer, la novela atrapa a su lector desde muy pronto, y cuando parece tenerlo todo seguro, al punto de que podría llegar a aburrirlo, lo sorprende de modo insospechado, dándole un nuevo sentido a la lectura. Demuestra, una vez más, la calidad de Ian McEwan como escritor universal, para todos los públicos, sin perder un ápice de calidad.

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

3 comentarios el “Inocencia a toda prueba

  1. Ingrid
    octubre 29, 2011

    Tengo dos lecturas breves pendientes de Ian McEwan, “Chesil Beach” y “Amsterdam”. Después de ver la intensísima película “Expiación, más allá de la pasión” me quedó la curiosidad de leer a este autor.

    Por ahora sólo puedo decir que la película también tiene de telón de fondo la guerra, un amor grande con un gran obstáculo: la mentira.

    El cine inglés costumbrista o dramático me encanta y las novelas inglesas, aunque las considero bastante lentas de trama, son mi punto débil, de Jane Austen pasé a E.M.Forster y espero comentar pronto aquí mis impresiones sobre este para mi nuevo escritor inglés

    • Andrea
      octubre 29, 2011

      A mí también me encanta ese tipo de cine, y la literatura que le da pie, en especial los dos autores que nombras y algunos más: Thomas Hardy, Henry James, etc.
      Entre la nueva generación (del siglo XX), me encantan McEwan, Ishiguro, Barnes, Amis, y uno algo mayor, Lodge.

  2. Ingrid
    noviembre 22, 2011

    Bueno, como acabo de terminar Chesil Beach me aventuro a dar una opinión más generalizada sobre Ian Mcewan.
    Veo en sus novelas un patrón que se repite: utiliza mucho los “flash back”, en un contínuo viaje de ida y vuelta al pasado, quizás para explicar mejor el presente; sus historias de amor y sexo siempre acaban en separación; describe muy bien el mundo interior de sus personajes que se mueven en una perspectiva de la sociedad que les dificulta una relación armoniosa, en Chesil Beach fue el tabu del sexo, en la época donde el sexo era tabu, y en Expiación el muro que suele haber en las diferencias sociales. A veces pienso que se adivina en su personaje masculino parte de las vivencias, anhelos o frustraciones del autor.
    Noto también la referencia a la guerra en sus novelas, si bien en Expiación fue más clara, en el Inocente toca más bien la postguerra, y en Chesil Beach apenas hace referencia en alguna frase.
    En resumen es un autor interesante de conocer, y aunque hubo un pasaje con el que me identifiqué mucho, en general echo de menos algo más de brillantez en su relato.
    Me queda por leer otra breve novela que es “Amsterdam”, y espero no desdecirme de mis palabras cuando la lea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en octubre 28, 2011 por en Literatura y etiquetada con , , , , , , , , .

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: