Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

El peso de cargar un alma

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

¿A quién no le ha pesado el alma alguna vez? ¿Quién no ha sentido que se trata de una carga difícil de llevar, que hace que la vida sea más difícil? Ese lastre doloroso del alma es el que sustenta el argumento de Cold Souls (Almas frías), ópera prima de la directora de origen francés Sophie Barthes, quien también es autora del guión, uno de los más originales y existenciales desde Adaptation, Eterno resplandor de una mente sin recuerdos o I ♥ Huckabees.

Paul Giamatti, interpretándose a sí mismo, está dedicado en Nueva York, su ciudad de residencia, a encarnar al Tío Vanja —el famoso personaje de Chejov— en un montaje teatral off Broadway, pero su angustia existencial no lo deja meterese en el papel como querría. Entonces su agente le sugiere que lea un artículo en la renombrada revista New Yorker acerca de la extirpación y el almacenaje de las almas, procedimiento muy en boga para hacer la vida mucho más fácil. Después de dudarlo, decide seguir la corriente y se despoja de la pequeña glándula, que en su caso parece un garbanzo, donde reside esa parte de sí.

Si bien le queda un residuo que no permite que se insensibilice del todo, deja de sentir, no solo angustia, sino deseo, pasión, ternura, rabia. Se mete en su personaje con ganas, pero lo hace de manera superficial y sobreactuada. No queda contento: decide implantarse, durante dos semanas, el alma de un poeta ruso para que le ayude en su cometido teatral.

Además de la trama puramente existencial, acerca de las emociones y las pasiones, la película se mete con la mafia rusa, que ahora se dedica a un nuevo y lucrativo negocio ilegal: el tráfico de almas. A partir de este elemento, la historia se enreda de manera bastante divertida, se llena de aventuras, misterio, descubrimientos y revelaciones. Cuando Giamatti quiere volverse a poner su alma, ésta ha desaparecido, y ha de hacer el camino contrario, hacia San Petesburgo, para recuperarla y a la vez descubrir quién era ese supuesto poeta ruso del que conoció recuerdos e ilusiones.

Giamatti se luce en este papel singular, en esa dificultad de hacer de sí mismo y sin embargo ser otro, en un papel que le permite combinar el histrionismo y la sobriedad en la actuación. Lo acompañan Emily Watson en el papel de su esposa, no demasiado relevante aunque bien soportado, y Dina Korzun, quien interpreta a Nina, la mula rusa que provee almas de intercambio a la empresa donde recurre Giamatti, cuyo rostro frío contrasta con una personalidad osada y temerosa al mismo tiempo.

Con una coloración a medias entre lo lúgubre y lo cálido, la película, que transcurre en invierno, trata de mostrar plásticamente cómo es el mundo no espectral de las almas. Sin tocar el tema directamente, sino a través de las imágenes, la fotografía, la hermosísima música muy bien elegida, cuestiona no el sentido de la vida, sino el hecho de que nos preguntemos por él, que nunca estemos satisfechos del todo con lo que somos, lo que hemos hecho de nosotros mismos.

Una película independiente, singular, ponderada, y sin embargo atrevida, es esta Cold Souls que no llegó comercialmente a nuestras carteleras, pero que los cinéfilos contemporáneos deberían tener en cuenta cuando se quieran empapar del panorama más amplio del cine contemporáneo. Y a prestarle atención a su directora, a ver con qué nos sale la próxima vez.

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

2 comentarios el “El peso de cargar un alma

  1. Guillermo Aníbal Gärtner Tobón
    noviembre 19, 2011

    Es una lectura estimulante, agradable y de fondo, pero… todo depende de la edad 🙂 En mi caso personal, 66 y un poquito, lo que va pesando es el cuerpo y el alma se siente al tiempo que mas ligera, mas deseosa de libertad, sentirla mas que un peso o carga es un alivio 🙂

    • Andrea
      noviembre 19, 2011

      ¡Qué buena perspectiva! Porque a mí, la verdad, el cuerpo me empieza a pesar, pero el alma nada que se me aligera… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 17, 2011 por en Cine, Cine independiente y etiquetada con , , , , , , , , .

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: