Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

El arte de ser un perdedor

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.ecom

La lamentabilidad de las cosas es la traducción literal de De Helaasheid der Dingen, film belga conocido en inglés como The Misfortunates, dirigido por Felix Van Groeningen en 2009, y que tuve la fortuna de ver gracias a la recomendación de unos viajeros, pues difícilmente aparecerá por nuestra cartelera.

Con saltos temporales, espaciales y formales, cuenta la historia de Gunther Strobbe —Valentijn Dhaenens—, un escritor fracasado que en el momento en el que se entera de que va a tener un hijo rememora el año que pasó con su padre, sus tíos y su abuela en su pueblo natal tras la separación de sus papás. Van Groeningen hace un cuadro pintoresco de la familia Strobbe, dando a cada miembro características físicas y de carácter singulares que hacen que el espectador no confunda nunca a los cuatro hermanos, a cuál más borracho, pendenciero, mujeriego o perdedor, todos acolitados por una madre que tiene un corazón más grande que su pensión. Con ella trata de sostener a duras penas la casa, pues sus hijos pierden trabajos, se enfurecen y rompen los muebles, traen mujeres a comer y a dormir, ante la comprensión insólita y eterna de la mujer de pelo gris y mirada dulce.

En este ambiente, entre la casa, el bar —en el que ya bebe cerveza— y el colegio, transcurre la vida del Gunther adolescente —Kenneth Vanbaeden—, problemático, al que a cada rato le dejan castigos en el colegio, sin saber que las redacciones que le piden serán la semilla que hará germinar en él la vocación de escritor.  En medio de esta vida desordenada, acepta la visión de su padre de que su mamá no vale la pena —se ha ido con otro y está embarazada—, pero tampoco encuentra mucho sentido en la vida en casa de la abuela con su padre alcoholizado, al punto de que la idea de ser internado en el colegio, más que repugnarle, en el fondo le interesa.

La cámara, manejada buena parte de la película con la mano, está todo el tiempo cerca de los personajes, es inquieta como Gunther, pero también se calma en los momentos tranquilos; la textura cambia sin una necesidad narrativa, más con una intención puramente estética, que hace que también se cambie a ratos, solo por momentos, del color al blanco y negro, lo que acrecienta esa impresión de desorden, de caos en la vida de Gunther, donde nada es firme, nada es claro, nada parece eterno, salvo la sensación de que nada va a cambiar, de que no hay un mundo mejor para él.

Su adultez demuestra que su angustia no ha cesado, que su vida no le gusta; el guante de perdedor que le caza tan bien no es el que quiere para siempre. Hurgando en el pasado, Gunther podrá encontrar las raíces de sus problemas, pero depende de algo que está fuera de él mismo, del azar ser capaz de dar el salto…

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

Un comentario el “El arte de ser un perdedor

  1. Global Glance
    febrero 20, 2012

    Gracias por la reseña.
    Me siento en parte identificado con Gunther. Yo que soy un perdedor perdido; que ha perdido mucho sin apostarlo. Esto lo digo en voz baja; comiéndome la mitad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Andreacine en Twitter

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: