Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

La sencillez de lo universal

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

A Gordo, calvo y bajito, ópera prima de Carlos Osuna, se le nota que es una película hecha con cariño, una pequeña gran obra, una pieza diferente dentro de la cinematografía nacional. Es un largometraje de animación que cuenta una historia sencilla, de esas con las que se puede sintonizar todo aquel que sea sensible. No es nada pretenciosa aunque a la vez es una jugada arriesgada en la cartelera, pues se trata de una propuesta diferente a lo habitual.

En vez de narrar la dura realidad del país, a lo que nos tienen acostumbrados buena parte de los estrenos colombianos, Osuna y Juan Mauricio Ruiz, su productor y coguionista, decidieron contar una anécdota cotidiana, la vida de Antonio Farfán —encantadora y tristemente recreado por Álvaro Bayona—, un tipo descrito cabalmente en el título, que además es solitario, inseguro, tímido y torpe. Todos se la “montan”, su hermano, sus compañeros de trabajo en la Notaría, los vendedores a los que recurre, los vecinos, y nada sabe hacer para que las cosas sean distintas. Es un buen tipo, aunque parece que, ya pasados los cuarenta, definitivamente no va a despegar, así que se resigna a mantener una existencia anodina de la manera menos dolorosa posible. Una historia más común de lo que queremos creer, universal en su complejidad, aunque se tiña de características distintas cada vez.

En tonos que pasan de la comedia al drama, la película nos da cuenta del tardío, lento y dificultoso cambio de Farfán, al final gratificante y fructífero. Gracias al encuentro con nuevos personajes: el reciente notario, igual de bajito, calvo e incluso más gordo —Fernando Arévalo—, el vecino excéntrico —Julio Medina—, la nueva empleada de la notaría —Marcela Mar— y el promotor de autoayuda —Elkin Díaz—, el protagonista se va soltando poco a poco, va adquiriendo confianza en sí mismo, hasta convertirse en una persona con ganas de vivir y con una existencia con mucho más sentido. No hay grandes aventuras ni dragones qué vencer, y sin embargo se trata de una pequeña odisea personal de gran envergadura, con el aliciente de que a la larga está mucho más cercana a la realidad de cualquier espectador de lo que nos gustaría a muchos aceptar.

La llaneza de la historia va de la mano con la aparente simplicidad del tratamiento de la imagen. Usando la rotoscopia digital, que implica animar sobre película ya filmada, el resultado son unos trazos que parecen tan inseguros como el protagonista del filme. Los realizadores entonces simplifican al máximo los personajes, a los que se dejan apenas los rasgos más relevantes para su reconocimiento y diferenciación, mientras se les quita la tridimensionalidad, los matices del color, y se les deja solo la esencia, cual si de caricaturas se tratara. Y es uno de los mayores aciertos de la cinta, pues casa perfectamente con el relato, da cuenta de la psicología de Farfán y permite concentrarse en su insulsa vida y en su inquieta mente.

El tratamiento de los fondos es menos afortunado: se deja la filmación real pero desenfocada casi por completo. Sí, es cierto que a Antonio le importa poco el mundo que lo rodea, que sólo influyen en él las personas cercanas, para mal o para bien, y en ese sentido el recurso se justifica, es cierto, pero el resultado no es plásticamente grato en buena parte de los planos, quizá le faltó un poco más de tesón. A cambio, el diseño sonoro se luce. Los sonidos funcionan, permiten que el espectador habite el espacio de Farfán y sus compañeros, entiendan los objetos apenas vislumbrados en la pantalla. En definitiva, son más los aciertos plásticos que los yerros.

Es probable que Gordo, calvo y bajito sea otra de esas producciones colombianas que al principio pasen casi desapercibidas entre la amplia oferta fílmica que se presenta al cinéfilo corriente, aunque espero que el paso del tiempo le acabe ofreciendo el lugar que se merece dentro del panorama del cine nacional, que cada vez se hace más diverso e interesante, y que se nutre enormemente de este tipo de propuestas diferentes y valiosas.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

2 comentarios el “La sencillez de lo universal

  1. juan pablo franco
    mayo 26, 2012

    por que no escribió sobre “la captura” de Dago García?

    • Andrea
      mayo 26, 2012

      Porque no la he visto. Procuro ver todo el cine colombiano que se estrena, pero no siempre lo logro, y además tengo mis reservas con Dago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Andreacine en Twitter

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: