Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

De rupturas y dolores

 

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

Hay películas a las que se llega por casualidad, de las que no se espera gran cosa y resultan sorprendentes. Eso sucede con A la deriva (À Deriva), de Heitor Dhalia, cuyo cartel no es nada prometedor —una joven de espaldas en una playa solitaria— y cuyo único interés inicial es la inusual participación, tratándose de una cinta brasilera, del actor francés Vincent Cassel.

Lo que parecería ser, entonces, un drama cualquiera sobre una familia de vacaciones en la playa, resulta un filme complejo, bien construido, con una atmósfera opresiva, personajes sólidos y una trama interesante que se mueve en dos líneas a la vez. Por un lado, está la historia de Mathias —un Cassel muy distinto al habitual— y Clarice —Débora Bloch—, una pareja cuyo matrimonio se tambalea a pesar de los intentos de sostenerlo en pie, y por otro, la de Filipa —la encantadora Laura Neiva—, su hija mayor, que despierta a la sexualidad mientras descubre la infidelidad de su padre.

Con un tono que de cierta manera recuerda a esa maravilla que es La ciénaga, de Lucrecia Martel, Dhalia recrea los últimos días de la pareja en su casa de la playa. Mathias, escritor famoso, se dedica a terminar su último libro mientras duda vender los derechos del anterior para la televisión, mientras Clarice, alcoholizada, se ocupa de todas las tareas domésticas y lo agrede verbalmente cada que tiene ocasión. Sus tres hijos, por su parte, disfrutan de los días de mar con sus amigos, y Filipa encuentra su primer amor en Antonio, un chico al que atrae y aleja según su cambiante estado de ánimo, alterado en especial cuando encuentra, bajo llave, en el escritorio de Mathias fotos de otra mujer, que reconoce en la playa.

El triángulo que se destaca, más que el de marido, esposa y amante, resulta ser el de hija, padre y admiradora —una mujer que Filipa querría detestar, pero que le resulta en el fondo fascinante, tan distinta a su decadente mamá—. La adolescente se encuentra muy apegada a Mathias, y resiente la inminente separación, lo culpa, pero a la vez se siente intrigada por su relación con Ângela —Camilla Belle—, a quien espía cada que puede.

La cinta tiene un ritmo contenido, que permite notar la fricción entre los personajes, las emociones guardadas, y va dejando salir la tensión a cuentagotas. Las imágenes son limpias, con una construcción bastante clásica, los encuadres obedecen a las necesidades argumentales, y la estética es realista y cálida. La narración lleva de la mano al espectador de manera lineal, sin alterar el orden cronológico ni espacial. La complejidad no está en la anécdota sino en lo que va detrás, en los motivos mucho menos simples de lo que aparentan que llevan a la ruptura de una relación, sea de muchos años y una familia de por medio, o sea ese primer amago de amor que se descubre con el corazón en la mano.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: