Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

A contracorriente del miedo

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

La Sirga es una película que se debe dejar decantar, como los buenos vinos, pues es mucho más compleja de lo que aparenta, en su ritmo pausado y su sobriedad narrativa. Detrás de su preciosa fotografía, su pulcra dirección de arte y su cuidada composición visual, hay una historia profunda, dolorosa y llena de vericuetos que no son fáciles de reconocer a primera vista.

Las primeras imágenes auguran lo que será el resto del filme: en una zona gélida —el rodaje tuvo lugar en La Cocha, Nariño—, un “morro” (un pedazo de tierra) se mueve a contracorriente en la laguna. A lo lejos, hay un hombre empalado. Una mujer —aún no se puede saber su edad, a ratos parece una niña, otros parece adulta— camina y camina hasta caer, rendida, en medio de la nada. En planos largos, con la cámara inmóvil, William Vega nos introduce en ese territorio hosco, frío, sin ofrecernos elementos todavía para descifrarlo.

Alicia, que así se llama la joven —interpretada por la sorprendente Joghis Arias—, es recogida por un barquero que la lleva a La Sirga, un hostal en estado desastroso, donde vive su tío Óscar —Julio César Roble—, al que no ve hace años, y al que le cuenta que su aldea fue incendiada y sus padres murieron. No tiene a nadie más ni otro lugar adónde ir. A regañadientes el tío, que se ha quedado solo tras la marcha de su hijo Fredy, acepta que se quede por un tiempo, para ayudar a adecentar el lugar, a la espera de huéspedes cuando empiece la temporada turística.

La historia se desenvuelve en la casa de madera, que cada vez va tomando mejor forma a pesar de la inclemencia del clima, y en sus hermosos alrededores. Alicia trabaja día a día junto a Flora —Floralba Achicanoy—, una mujer seca quien se encarga del hotel mientras Óscar pesca y está en el pueblo, que apenas se conoce de oídas. De vez en cuando reciben la visita del barquero, Mirichis —David Guacas—, con el que Alicia va trabando amistad, un forastero como ella, que se ocupa de los mandados de la gente del lugar y que aparentemente trafica con armas. Por último, aparece Fredy —Heraldo Romero— el primo, que llega de la ciudad para descansar, e incita a Alicia a irse de allí.

Son pocos personajes, y hablan poco. Alicia, sin dejar de ser retraída, paulatinamente va soltando, va manejando el pánico con el que llegó a La Sirga, incluso llega a sonreír. Un personaje en apariencia simple, pero con una profundidad hecha de capas que el espectador es responsable de ir develando a partir de las pocas pistas que William Vega nos va ofreciendo. Y no obstante, logra crear una protagonista fuerte, que representa a los millones de desplazados de nuestro país, a todas las víctimas, pero sin asomo de caricatura, de estereotipo ni de estigmatización. De esta manera, Vega logra hablar de la situación nacional contando una historia local, sencilla, sin aspavientos ni arandelas.

Se trata de una película honesta y bien contada, que puede resultar difícil para el espectador acostumbrado al cine de entretenimiento, pero que deleitará a cualquiera que aprecie la plasticidad y las historias sutiles. Va por el camino de la formidable El vuelco del cangrejo —de hecho, Óscar Ruiz Navia es aquí el productor— pues también se siente un enorme respeto por el entorno, que no es un simple marco para la historia sino parte activa y fundamental de ella, y en el que los personajes no son marionetas sino seres complejos con más de una cara.

El nombre de la película proviene de las sogas que se usaban para remontar a contracorriente a los navíos. De nuevo la metáfora que implica la dura lucha que debe afrontar Alicia —como tantos otros— si quiere sobrevivir en un ambiente tan hostil como el que le tocó en suerte.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

4 comentarios el “A contracorriente del miedo

  1. edwin
    agosto 23, 2012

    Gracias por hacerme llegar la invitación de la película!!! me pareció muy bonita!!!

  2. mauricio mariño
    agosto 30, 2012

    Me perdí el lanzamiento web me siento mal 😦

    • Andrea
      agosto 30, 2012

      Igual, desde mi punto de vista, vale mucho más la pena verla en pantalla grande, es una belleza que vale la pena ver en buenas proporciones y en buena calidad de imagen.

  3. Y04N
    septiembre 3, 2012

    Diferente y un tanto minimalista obra cinematografica enmarcada en la bella laguna de la cocha, la verdad me parece que le faltó algo más de desarrollo a la historia, definitivamente no es para todos los públicos y esto lo convierte en un cine marginal muy apreciado por un selecto grupo, pero que no logra llegar a mucha gente que en verdad lo necesita, es de esas películas que deben ser analizadas más en detalle y esto para la masa que lo quiere todo molido, no es de mucho agrado, no me arrepiento de haberla visto, pero si me hubiese gustado más que la película fuera un tanto más evidente sin dejar de lado su sencillez, no me imagino como puede ser una maratón entre “Porfirio” “Todos Tus Muertos” y “La Sirga”…

    Por otro lado hace poco me vi una pelicula de estas sencillas en su narración pero de gran impacto y me gustaría recomendar… se llama “Buda explotó por vergüenza” y acá dejo un link que habla un poco de este film: http://www.jornada.unam.mx/2007/09/23/index.php?section=espectaculos&article=a10n2esp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Andreacine en Twitter

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: