Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Humor, amor y falsos misterios

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

La abadía de Northanger es una novela de Jane Austen especialmente divertida y cáustica. Quizá se trate del libro menos famoso de la reconocida escritora inglesa, que sin ser demasiado prolífica —tal vez por su prematura muerte a los 41 años—, ha pasado a la historia sobre todo por Orgullo y prejuicio, Sentido y sensibilidad o Emma. Escrito tempranamente en 1978, cuando Austen tenía apenas 23, fue el primer relato que logró vender a un editor, por diez libras; sin embargo, tras estar guardado inédito por mucho tiempo, se publicó póstumamente en 1817, junto con la última obra de la autora, Persuasión.

La novela relata la historia de Catherine Morland, una jovencita de 17 años que va con los Allan, una pareja de amigos de la familia, a Bath a pasar una temporada. Allí hace nuevos amigos, en particular Isabella Thorpe y su hermano John, y Henry Tilney y su hermana Eleonor. La trama, como suele suceder en los relatos de Austen, gira en torno a las relaciones sociales y amorosas, en un ambiente realista, en el que las emociones y pensamientos de los personajes son tanto o más importantes que sus acciones.

Lo fundamental, sin duda, es la construcción de la protagonista. La describe en un comienzo como atípica, habla de su niñez poco agraciada, su contexto familiar nada especial, en fin, explica que no da para “protagonista de novela”, en un juego que la sitúa claramente como una figura literaria, aunque más adelante le insuflará vida, y ese carácter gracioso pero ligeramente caricaturesco y vacío de un principio da paso a un ser que resulta de carne y hueso, que se hace sentir vivo, con sus deseos, sus inseguridades, sus pretensiones y su ingenuidad tan verosímiles, pero sobre todo con la evolución tan palpable que teje Austen ante nuestra mente.

Lo más particular de Catherine es, sin duda, su afición a las novelas góticas, que le da pie a la autora, de nuevo, para no solo desarrollar a su personaje, sino para hablar de la literatura misma. Explica cómo suele ser mal visto que se alabe tal gusto literario, y aunque claramente las obras de esta novelista distan mucho de las que pone a leer a su personaje, no deja de sentirse como una vindicación de su oficio, aunque la ambivalencia frente al mismo es algo que parece subyacente en la misma trama, tal vez por ser uno de sus primeros textos y permanecer aun inédita.

Pero el juego da para mucho más: no se trata solo de hablar del asunto, Catherine lo lleva a la vida cotidiana. El libro que la trastorna es Los misterios de Udolfo, de Anne Radcliffe, y se obsesiona tanto con el tema que empieza a “gotizar” su propia vida, a emocionarse con castillos antiguos y a buscar misterios donde no tendría que haberlos. No ve lo que sucede ante sus narices, como la traición de su amiga Isabella, por ejemplo, y en cambio inventa pasados tenebrosos y se desilusiona, en vez de alegrarse, si lo que imaginó resulta falso.

Por supuesto, como en todas las novelas de Jane Austen, lo que prevalece, tras una serie de obstáculos, es el amor, a pesar de las diferencias económicas. En este caso no es una historia del todo convencional: Catherine queda prendada de Tilney apenas lo conoce, y éste le corresponde precisamente al notar su devoción. Por otro lado, es por las ideas acerca de su riqueza o pobreza que la propia Catherine es tratada bien o mal por el General, y en parte pareciera que de ello depende su futuro, aunque, como es de esperarse, de nuevo, el amor es más fuerte que los lazos de interés.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

Un comentario el “Humor, amor y falsos misterios

  1. Kiki Lei
    septiembre 6, 2012

    Jane Austen era una de mis escritoras favoritas de mi juventud, y por ello decidí volverla a leer entre el año pasado y este. “La abadía de Northanger”, “Sentido y sensibilidad”, “Mansfield Park”, “Emma”, “Orgullo y Prejuicio” y una novedad que no había visto antes “Lady Susan”.

    Debo reconocer que se me hizo un poco pesada las lecturas, no se si es porque actualmente en el mundo todo va más deprisa. De todas ellas “Orgullo y prejuicio” me pareció la más ágil y “Lady Susan”, una joyita que no llega a cien páginas, es una historia relatada a través de cartas escritas por sus personajes, me gustó mucho. Me gustó también la portada de esta edición que muestras y que yo también tengo.

    No recuerdo de que novela de esta autora aprendí que no hay que radicalizar nuestras posturas, y que muchas veces hay un camino intermedio que no nos causaría tanto dolor.

    No puedo dejar de recordar la novela de “Una habitación propia” de Virginia Woolf, que hacía referencia a Jane Austen y a las escritoras de su época.

    Muchos saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: