Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Narcotráfico y delatores de exportación

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

Con una factura cuidada, que nada tiene que envidiar al cine comercial del primer mundo, llega a carteleras la película colombiana El cartel de los sapos, producción de 11:11 Films, dirigida por Carlos Moreno, una nueva versión del libro testimonio de Andrés López, el mismo que había sido llevado a la televisión en 2008.

Esta nueva adaptación, que cuenta con buena parte de los mismos actores —Manolo Cardona, Diego Cadavid, Fernando Solórzano, Robinson Díaz, Andrés Parra, Julián Arango…—, ahora acompañados de colegas extranjeros —Pedro Armendáriz, Saúl Lisazo, Tom Sizemore, Kuno Becker, Adriana Barraza, y la colombiana radicada en España Juanita Acosta—, narra a su manera la vida de Martín González, “Fresita” —en la vida real se trata del autor del libro, “Florecita”, interpretado por Cardona—, y su ascenso y caída en el mundo del narcotráfico dentro del Cartel del Norte del Valle, liderado por los hermanos Cadena —en la realidad, los Henao—, mezclando una historia de amor con la trama de mafia, balas, traiciones y ambición.

Con un lenguaje cinematográfico contemporáneo —una cámara en continuo movimiento y llena de recursos técnicos bien explotados— y un montaje muy interesante, que juega incesantemente con el tiempo dando saltos a su antojo, acompañados de la voz en off del protagonista, sin abusar, apenas para meter al espectador en contexto, la película se desmarca de las obras precedentes con la misma temática, sobre todo en su apariencia, su factura. Los efectos especiales se saben tratar, al punto de una espectacularidad suficiente pero no exagerada, lo que consigue que las escenas de acción sean llamativas pero verosímiles. Por otra parte, el argumento lleva a los personajes a diferentes lugares de Colombia, México y los Estados Unidos, espacios explotados con discreción pero sin vergüenza, con una la dirección de arte que se aleja de la estética burda asociada al tema, de manera realista pero estilizada.

Sin embargo, de lo que carece por completo la película es de profundidad. Por supuesto hay una moraleja: en tanto la narración es canónica, la idea final es mostrar cómo meterse en este tipo de negocios sucios “no paga”: todos los personajes acaban presos o muertos, castigados, traicionados, solos. Pero antes de eso, han tenido vida de reyes, no se han cuestionado nada, han gozado de todo lo que la plata y el poder les pueden dar.

A nivel anecdótico, no se le puede pedir más: la vida de Fresita es rica en aventuras, su amor por Sofía atraviesa los distintos estadios esperables, y su carrera en el mundo del tráfico de droga está plagado de pequeños triunfos y grandes contratiempos. No obstante, el personaje, más allá de su ascenso en el Cartel, no muestra una verdadera evolución emocional, que no esté literalmente contada por esa voz narradora que acompaña la trama. No se siente que haya una pregunta fundamental y real acerca del sentido de su vida, de la búsqueda del dinero fácil, de la amistad, de la lealtad y la traición —desde el título se adivina que su destino es delatar a quienes fueron sus compañeros—, de la pobreza y el mandato social de la necesidad de ascender.

Y por otra parte, lo que es igual de lamentable, tampoco se ve la firma del director. El trabajo cinematográfico anterior de Carlos Moreno —Perro come perro y Todos tus muertos—, independientemente de su calidad o interés, tenía personalidad y una coherencia bastante clara: una línea estética singular, donde la imagen resultaba agresiva para el espectador, y una manera de contar propia, sin ser demasiado compleja, donde el humor negro era una parte fundamental, elementos que aquí definitivamente brillan por su ausencia.

Porque, desde su propuesta inicial, El cartel de los sapos es una película con intención comercial, una filme industrial que pertenece a sus productores, los hermanos Cardona —Manolo, Juancho y Francisco—, Alex García y Juan Carlos Caicedo, con un claro afán de espectáculo. Así que si lo que se busca es un rato de entretenimiento, la cinta cumplirá las expectativas, pero si se espera algo más, por poco que sea, el vacío será proporcional a lo esperado.

(Ahora, respecto a su postulación por Colombia ante la Academia Norteamericana para optar al Óscar a la mejor película extranjera, la apuesta es coherente, pero incorrecta. Coherente, en tanto juega como lo hacen las producciones estadounidenses que se postulan a los demás premios: un asunto de lobby, de mercadeo, de intereses comerciales y de búsqueda de atracción del gran público. Pero incorrecta porque precisamente este es de los pocos galardones donde tiene cabida un cine distinto, propuestas mucho más personales, estéticas en las que es posible el lirismo, narrativas no hegemónicas. Y en un año en que en el país hubo una proliferación de apuestas interesantes, que recorrieron festivales de gran talla y lograron cierto reconocimiento, definitivamente no se puede decir que ésta fuera la mejor opción).

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

4 comentarios el “Narcotráfico y delatores de exportación

  1. Gabbo The Fox
    septiembre 24, 2012

    Ahora no faltan las “críticas” negativas de los lectores.

  2. cineztesia
    septiembre 28, 2012

    Una crítica bastante equilibrada y justamente reconociendo los méritos de Carlos Moreno en su interesante aunque reciente filmografia. Discrepamos en que la apuesta sea correcta al ser nominada por Colombia al Premio Oscar, puesto que lo único que busca es promover comercialmente la película, es decir usar, la Pre Candidatura, para tener algo más de boom mediatico, tanto en salas de cine en America Latina como en Estados Unidos. Pero de antemano al saber que no estará quizas ni entre las 20 favoritas a obtener la nominación al Oscar a Mejor Película en Lengua Extranjera 2013 es algo incoherente, porque deja por fuera a películas como Playa D.C., Choco, Sofía y el Terco, La Sirga, entre otras, para luchar por esa nominación, o tener un boom mediatico más acorde, a lo que el perfil de esta Categoría requiere del cine de cada país diferente a Estados Unidos o Inglaterra.

    • Andrea
      septiembre 28, 2012

      Justamente digo que es incorrecta…

  3. andres m aros alvarado
    octubre 9, 2012

    Creo que es una sobria y correcta postura frente a esta película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Andreacine en Twitter

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: