Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

La fiesta del cine independiente

Por Andrea Echeverri, andreacine.wordpress.com

indiebo2016.jpg

 

IndieBo, un festival de festivales que trae lo mejor del cine independiente a Bogotá, este año se superó a sí mismo con una programación de lujo, repleta de películas multipremiadas —vienen de Cannes, Tribeca, Sundance, Berlín…—, de los más diversos géneros, estilos y orígenes, con el común denominador de estar recién salidas del horno. La mayoría solo se han podido ver en Colombia en pantalla grande en esta única ocasión, y en varios casos con la interesante posibilidad de tener una sesión de preguntas y respuestas al terminar la proyección con sus directores, actores y productores, quienes además dictan charlas en espacios académicos.

La curaduría estuvo a cargo del conocedor y apasionado Juan Carvajal y un excelente equipo de apoyo —Diana Vargas, Hugo Chaparro y Juliana Ospina—, con la impecable producción de Ivonne Torres y el entusiasmo de un montón de jóvenes, la mayoría estudiantes voluntarios, que están registrando cada cosa que sucede y pendientes de que todo salga a la perfección.

Dentro de la programación se destacan rarezas como L’attesa, ópera prima de Piero Messina, premiada en el último festival de Venecia, protagonizada por Juliette Binoche y Lou de Laâge, atrapadas emocionalmente en un caserón siciliano ante la ausencia de un tercer personaje que las une; Icaros: A Vision, de Matteo Norzi y Leonor Caraballo —quien murió al terminar de rodar— que cuenta los “viajes” con ayahuasca de un taita y sus “discipulos” en Perú; o las premiadas en la Berlinale Aloys, segunda película del suizo Tobias Nölle, que lleva a un investigador privado a hurgar en mundos paralelos, e Ilegitim, del director rumano Adrian Sitaru, que pone el dedo en la llaga del debate sobre el aborto.

Pero sobre todo es de resaltar la notoria y remarcable presencia de 27 películas de mujeres directoras, nóveles y reconocidas, que aumentan aun más el nivel del festival. Se destacan muy especialmente Heart of a Dog, de Laurie Anderson, un viaje experimental de la legendaria artista; L’avenir, una mirada crítica, a través de la filosofía, a la mediana edad femenina de parte de Mia Hansen-Løve, y La novia, de Paula Ortiz, una recreación que vuelve imagen pura los versos de Lorca en sus Bodas de sangre.

También son imperdibles Grüße aus Fukushima, con la que Doris Dörrie regresa al Japón, ahora de la mano de una joven en duelo que pretende ayudar a las víctimas del desastre radioactivo; o la inquietante -y formidable- The Fits, de Anna Rose Holmes, muestra de las nuevas caras del cine independiente norteamericano, que mira la construcción de la identidad femenina en la adolescencia. Así como la sugestiva Évolution, de Lucile Hadzihalilovic, con una propuesta fantástica que replantea la idea de maternidad, algo que hacen de manera muy distinta la argentina Mi amiga del parque, dirigida y coprotagonizada por Ana Katz, sobre una neo mamá, y la estona Ema (Mother), de Kadri Kõusaar, que retrata la aparente abnegación ante un hijo en coma.

En otro lugar están las exploraciones sexuales de la dulce Lovesong, de So Yong Kim, que con cercanía y respeto muestra el surgimiento de la atracción homosexual entre dos buenas amigas, y de la potente White Girl, de Elizabeth Wood, que sin reparos cuenta la explosión salvaje de la chica a la que hace alusión el título en una cinta que va más allá de lo habitual en su realismo y transgresión.

Por otra parte, son muy interesantes las miradas masculinas a la feminidad, como la del filme eslovaco Eva Nová, de Marko Skop, que antepone la dignidad de una madre que quiere recuperar a su hijo; la checa Já, Olga Hepnarová, de Petr KazdaTomás Weinreb, que sigue la historia real de una joven que atropelló a un montón de gente con un camión en los años setenta; o My name is Emily, del irlandés Simon Fitzmaurice —quien logró terminarla a pesar de su enfermedad neuronal y motora— que acompaña el viaje de una adolescente inadaptada en busca de su padre. Otras protagonistas que dan título a películas hechas por hombres son el falso documental Jacqueline (Argentine), de Bernardo Britto, y la argentina Paulina (La patota), de Santiago Mitre.

Otro de los grandes temas de este festival es la adolescencia y el crecimiento, que se aprecia en cintas tan diversas como Sleeping Giant, de Andrew Cividino, Closet Monster, de Stephen Dunn, Girl Asleep, de Rosemary Myers, Sparrows (Þrestir), de Rúnar Rúnarsson, Morris from America, de Chad Hartigan, o la ya nombrada The Fits.

Quedan un montón de películas por nombrar, y es una lástima no poder verlas todas. Esperemos, por sobre todo, que el Festival continúe y mantenga su calidad, para lo que se necesita, realmente, que Juan Carvajal desista de su idea de irse y los otros directores se den cuenta de que él es el alma y el verdadero motor de la muestra, así como los cines de Avenida Chile deberían volver a ser, y seguir siendo por siempre, su casa natural.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 23, 2016 por en Cine, Cine independiente, Sin categoría y etiquetada con , , , , , .

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: