Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

Día 87. La película con el mejor antihéroe


No hay mejor antihéroe, para mí, que el que encarna, una y otra vez, Woody Allen, desde su hilarante Jimmy Bond en Casino Royale (la sátira de 1967), hasta Jerry, el productor musical empeñado en fichar a su consuegro en A Roma con amor, pasando por personajes tan disímiles como el camaleónico Leonard, en Zelig, o Allan, el imitador de Bogart, en Play It Again, Sam (de la que ya hablé en el Día 18).

Y muchas veces, en las películas que dirige (y de las que es también autor del guion), cuando no las protagoniza, de todas maneras hay algún personaje, interpretado por otro actor, que lo representa, como es el caso, súper notorio, de Gil, en Medianoche en París, a quien da vida Owen Wilson, con todos los rasgos de personalidad, e incluso la manera de hablar, de gesticular, de apropiarse del espacio, que caracterizan a Allen.

A lo largo de las casi cuarenta películas en las que ha actuado Woody Allen -y el número se amplía con sus alteregos fílmicos-, así cambie de papel, ha mantenido el rol en la mayoría: se trata por lo general de un ser inseguro, torpe, que no sabe manejar los asuntos del corazón, que depende muchas veces de un psicoanalista para enfrentarse a la cotidianidad. Y su aspecto físico ayuda enormemente para tildarlo de anti-heroico: bajito, enclenque, narizón, gafufo, con calvicie prematura…

Ahora, si he de escoger una sola de sus películas, uno solo de sus papeles, me quedo, sin pensarlo dos veces, con Alvy Singer en Annie Hall. Entre toda su filmografía, es la cinta que más me gusta, por irreverente, por atrevida, porque la historia es fantástica, porque tiene escenas insuperables -la cola del cine con Marshall McLuhan, la vuelta la clase de la infancia de Alvy, la lucha con las langostas y, sobre todo, la de la terraza con subtítulos- y porque resulta una radiografía maravillosa de lo que puede ser un amor intelectual (de hecho, en gran medida está basado en la relación de Allen y su mujer de entonces y coprotagonista Diane Keaton).

Alvy es un comediante que quiere entender por qué se terminó su relación con Annie. Para ello, examina toda su vida, desde su infancia, su pertenencia al judaísmo, sus relaciones familiares, y, por supuesto, cuenta toda la historia del romance, desde que la conoce hasta que la pierde. Por el camino vamos viendo los motivos que le da para enamorarse, pero también los que la desenamoran: es un ser complicado, contradictorio, al que le cuesta muchísimo trabajo ser feliz, dejarse ir, hacer las cosas bien. En definitiva, es el perfecto antihéroe, una persona a la que resulta muy difícil querer… ¡pero yo lo adoro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En IMDb

Mi lista de películas favoritas: http://www.imdb.com/list/mI3iQ_vSCgk/
A %d blogueros les gusta esto: